PARA TODOS LOS VISITANTES DE MI PAGINA, DESEO UN FELIZ AÑO 2016 COLMADO DE VENTURAS. UN ABRAZO

Representación Moros y Cristiano. Grupo moro

 A ALCUDIA DE MONTEAGUD EN EL CORAZÓN DE LA SIERRA DE LOS FILABRES

Os doy la bienvenida a mi web. Soy  Elias Sanchez Latorre. Entrad, os invito a dar una vuelta por la web. Además  pretendo dar a conocer el pueblo que me vio nacer y donde paso mis mejores momentos. En esta pagina tendremos la posibilidad de conocer nuestra historia, nuestras costumbres, anecdotas y todo aquello que aconteciera en Alcudia.

 Estaría encantado que participarais en esta página. ¡ANIMAROS!

A 1.100 metros de altitud, en el corazón de la Sierra de los Filabres desafiando el blanco de la nieve, Alcudia de Monteagud emerge de la tierra como un lienzo salpicado de puntos blancos.

Es tranquila y sosegada en invierno y bulliciosa en verano cuando sus hijos aprovechando las vacaciones estivales la visitan.

Desde la Capital, Almería,  poco se tarda en llegar a esta población, apenas 40 minutos. La autovía A92 nos llevará hasta el cruce de Tabernas, allí continuamos  por la N 340 en dirección Tabernas y después dejaremos esta para adentrarnos, en dirección a Olula del Rió, por la Central Solar. Iniciamos la subida hasta el Collado de García a 1.240 metros y desde allí veremos Alcudia. Bajamos el Collado hasta la población de Tahal y seguidamente a unos tres Km,  llegamos a nuestro destino

Panoramica de La Era Grande, tal vez la mas grande de España

Antecedentes históricos de la bandera. Origen de la actual bandera española.

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA BANDERA.

El origen de la actual Bandera de España se remonta al reinado de Carlos III (1759-1788). En aquella época coexistían en España tres tipos de banderas: el estandarte real, las banderas militares y el pabellón de Marina. La mayoría de los países utilizaban pabellones en los que predominaba el color blanco, lo que producía problemas de identificación y confusiones en el mar entre los buques de guerra. Para evitarlo, Carlos III encargó a su ministro de Marina, Antonio Valdés y Bazán, un proyecto para la sustitución del pabellón naval.

Entre los doce bocetos presentados a concurso, el Rey eligió dos, a los que varió las dimensiones de las franjas, declarando reglamentario el primero para la Marina de Guerra y el segundo para la Mercante, mediante Real Decreto de 28 de mayo de 1785.

 

Banderas seleccionadas.

En el reinado de Carlos IV (1788-1808), las Ordenanzas Generales de la Armada Naval de 8 de marzo de 1793 hacen extensivo el uso de la bandera rojigualda a las plazas marítimas, castillos y defensas de las costas y la definen como Bandera Real.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) se produjo un fenómeno de proliferación de banderas no reglamentarias. Algunos marineros pasaron a prestar servicio en campañas de tierra y, por primera vez, se ven enseñas bicolores por el interior de España.

Bajo el reinado de Isabel II (1833-1868) se amplió el uso de la bandera bicolor al Ejército de Tierra, procediéndose así a unificar la bandera española. El Real Decreto de 13 de octubre de 1843 establece la sustitución de banderas, estandartes y escarpelas, enseñas del Ejército, por otras nuevas rojigualdas.

Con posterioridad, la Instrucción sobre insignias, banderas, honores y saludos de la Armada, de  13 de marzo de 1867 vuelve a describir la bandera de buques, arsenales y plazas marítimas de forma explícita.

Amadeo I de Saboya (1871-1873) respetó la heráldica de la Bandera. Durante la Primera República (1873-1874) se proyectó introducir una franja morada, en lugar de la roja inferior, pero al final no se modificó.

Durante el Reinado de Alfonso XII (1875-1931), se promulga una Instrucción, con fecha de 10 de diciembre de 1878, sobre insignias, banderas, honores y saludos marítimos, en cuyo artículo primero se define la Bandera nacional en los mismos términos que en la citada Instrucción de 1867.

En la Segunda República (1931-1939), durante el Gobierno Provisional, el 27 de abril de 1931 se promulgó un decreto que determinaba la adopción de la bandera nacional tricolor formada por "tres bandas horizontales de igual ancho, siendo la roja la superior; amarilla la central y morada oscura la inferior".

Poco después del inicio de la Guerra Civil (1936-1939), se reestableció la bandera rojigualda entre las tropas sublevadas. Al estallar el Alzamiento (18 de julio de 1936), entre dichas tropas proliferaban diferentes banderas. Para evitarlo, el presidente de la Junta de Defensa Nacional, general Cabanellas, firma un Decreto, el 29 de agosto de 1936, por el  que se recupera la bandera tradicional. En su artículo único dice: "Se reestablece la bandera bicolor, roja y gualda, como bandera de España".

Unos años más tarde, durante la dictadura del general Francisco Franco (1939-1975), el Decreto de 11 de octubre de 1945 aprueba el Nuevo Reglamento de Insignias, Banderas y Distintivos que regula su uso y forma, y detalla las características de la Bandera Nacional en sus tres modalidades, de unidades de las Fuerzas Armadas, buques de guerra y edificios.

Tras la muerte de Franco, en 1975, y con la restauración de la Casa de Borbón en la persona de Juan Carlos I, este Reglamento fue sustituido por el Real Decreto 1511/1977, de 21 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos.

La normativa vigente en la actualidad parte de la Constitución Española de 1978, que describe la Bandera en su artículo 4.1.

 

BIBLIOGRAFIA:

"SÍMBOLOS DE ESPAÑA". Centro de Estudios Políticos y Constitucionales Símbolos.